La falta de limpieza y un muro en pésimas condiciones deslucen el entorno del nuevo edificio de la avenida Ferrocarril

El enorme edificio blanco de la avenida Ferrocarril 7 donde vivirán 91 familias tiene un entorno que deja mucho que desear. El inmueble emerge frente a un muro falto de mantenimiento que separa la calle de las vías del tren. Ha sufrido desprendimientos y tiene muchos agujeros, lo que provoca que las ratas entren a la calle, como denuncian Raquel Martínez y Cristian Mercogliano, dos de los futuros vecinos.

El muro, que llega hasta el paseo de la Verneda, lo completa hasta la Rambla Guipuscoa una valla provisional “doblada y abollada” que lleva “diez años” ahí, según Martínez, que desde febrero ha enviado emails quejándose a los ayuntamientos de Sant Adrià y Barcelona, a Adif, al Defensor del Pueblo y al Ministerio de Transportes. Se ha hecho alguna desratización y se sacaron unos colchones abandonados junto a una valla  en el espacio ferroviario. “Cambios, los mínimos”, dice la vecina.

“No hay periodicidad en la limpieza ni mantenimiento de nada”, lamenta Martínez. “No te saben decir cuándo va a venir el barrendero”, añade refiriéndose al ayuntamiento de Sant Adrià.

Unos metros más allá, sobre la vía Trajana, la cosa no mejora. Hay una valla nueva sobre el puente, pero incompleta ya que se ha dejado la antigua, de una altura inferior, a ambos lados. También falta limpieza a su alrededor.

ARTICLES SIMILARS

COMENTARIS

SEGUEIX-NOS

3,570FansAgradda
1,544SeguidorsSeguir
2,543SeguidorsSeguir
35SubscriptorsSubscriure

INSTAGRAM