spot_img
spot_img

El ecuavoley, una deporte con calado en Sant Adrià

01/03/2017 – Entrevistamos a Gabriel Caisaguano, presidente de la Asociación Ecuatoriana de Ecuavoley con sede en Barcelona.

 

La comunidad ecuatoriana residente en España es el tercer núcleo de población extranjera más importante del país. Según nos cuentan, de los 430.000 ecuatorianos que viven aquí “cerca de un 80 por ciento ha jugado alguna vez o juega al ecuavoley”.

 

La persona que nos ofrece este dato es Gabriel Caisaguano, presidente de la Asociación Ecuatoriana de Ecuavoley, organismo creado en 2010 y reconocido por el Consejo Superior de Deportes, la Federación Catalana de Voley y el Consell Català de l’Esport como la entidad que se encarga de impulsar el desarrollo de este deporte en España.

 

Muy cerca de Sant Adrià de Besòs, en la zona de la Pau, la Asociación ha encontrado una sede que actúa como centro de operaciones. En Sant Adrià, además, existe uno de los clubes catalanes de más actividad: el Club de Ecuavoley Sant Adrià de Besòs.

 

¿Por qué se crea la Asociación y se empiezan a formar los clubes?

 

La Asociación y los clubes se crean como respuesta a las irregularidades y a las llamadas de atención por parte de la policía. La práctica del ecuavoley estaba generando algunos problemas sociales y nosotros lo que hemos intentado es ser un actor solucionador de dichos problemas, tanto en Sant Adrià como en todo el estado español.

 

¿A qué problemáticas se refiere?

 

Le cuento. Creamos este proyecto para normalizarlo y para actuar como un canal de integración y cohesión social. No imaginábamos que esto iba a tener esta repercusión. El origen de todo se encuentra en el distrito de Sant Martí de Barcelona, la zona donde se empezó a jugar en los inicios. Vimos que practicando el ecuavoley de forma descontrolada se estaban generando problemas de apropiación del espacio público y de falta de civismo por parte de nuestra gente. Nosotros representamos a Ecuador en España y no nos podíamos permitir dar esta imagen. Teníamos un problema: queríamos jugar a ecuavoley, pero no teníamos canchas y siempre terminábamos usando sitios no habilitados.

 

¿Qué labores ejecutan la Asociación el Club de Ecuavoley Sant Adrià?

 

Entre todos mediamos y trabajamos con la administración para evitar que se produzcan episodios negativos. Solicitamos pistas y espacios públicos para desarrollar nuestro deporte y que la sociedad lo conozca. El objetivo es abrir el ecuavoley a todo aquel que lo quiera jugar. En Sant Adrià, por ejemplo, hay parejas de ecuatorianos o ecuatorianas que se han animado a sumarse al proyecto. También jugamos con bolivianos, chilenos, colombianos… Con horarios definidos y cuidando los espacios en coordinación con la policía y los Ayuntamientos no hay problema. Tenemos muy claro que, para exigir derechos, hay que estar al corriente de las obligaciones.

 

¿Qué ambiente se respira en el parque del Besòs, campo de juego de ecuavoley en Sant Adrià?

 

Pues un gran ambiente. La Asociación y el club se encarga de transmitir a la gente la forma con la que se debe jugar. En la cancha no hay lugar para los insultos y no está permitido que todo el mundo haga negocio vendiendo comida y bebida a lo largo del día. Hay personas designadas específicamente para la intendencia, ya que nos debemos al sistema. A nivel de jugadores, sólo en el club de Sant Adrià debe haber entre 80 y 100 registrados, pero en el parque hay gente a diario jugando y mirando los partidos.

 

¿Cree que el impacto para el municipio ha sido positivo?

 

Una vez regulado, creo que sí. En el parque del Besòs hay mucha vida todos los días. A excepción del lunes, el ecuavoley se juega a diario en Sant Adrià. Cada tarde hasta que oscurece. Antes había zonas del parque que parecían inseguras y ahora se practica deporte.

 

¿Disponen de ligas?

 

Sí. El ecuavoley es un deporte recreativo pero ahora estamos intentando crear una estructura de competición, sobretodo aquí en Cataluña. Los participantes suelen ser los clubes, pero también tienen su espacio los centros educativos u otras asociaciones. En Cataluña hay seis clubes de ecuavoley y cada uno presenta a varios equipos en la liga. Funcionamos como un campeonato regular normal. Cada semana a cada equipo le toca ir a jugar a un sitio distinto. Nosotros organizamos los arbitrajes y facilitamos ropa deportiva a los jugadores, aunque los clubes tienen su propio uniforme.

 

¿Dejando a un lado el tema deportivo, para qué está sirviendo el ecuavoley en Sant Adrià y en el resto del territorio?

 

Pues diría que está actuando de consciencia social. Es un deporte que mueve a tanta gente que nosotros mismos queremos ser ejemplares. En cada juego hay muchos niños que nos observan y que merecen crecer en un lugar donde se respiren buenos valores. Aunque nos ha costado, se está consiguiendo que se nos vea como un colectivo positivo y que se ha adaptado a un nuevo país.

 

¿En qué se diferencia el ecuavoley del voley tradicional?

 

Básicamente nos diferenciamos del voley por cuatro cosas muy concretas. El ecuacoley se practica con un balón específico. Después, la red está mucho más alta. En voley normal se suele poner a 2.45 metros y en el nuestro a 2.85 metros. Por otro lado, en el ecuavoley no dispones de un sitio estático en el campo ni existen rotaciones de posición. Se compite en un formato de tres contra tres y, por lo tanto, necesitas cubrir mucho más espacio con menos gente. 

ARTICLES SIMILARS

COMENTARIS

SEGUEIX-NOS

3,570FansAgradda
1,544SeguidorsSeguir
2,448SeguidorsSeguir
35SubscriptorsSubscriure

INSTAGRAM