spot_img
spot_img

«El billar, ese gran desconocido»

05/09/2014 – Hablamos con el presidente del Club Billar Sant Adrià, Antonio Montes, el encargado de llevar a cabo el Pregón de la Festa Major 2014 en nombre de su entidad, que cumple 70 años.

¿Nervioso antes del Pregón?

Un poco nervioso. Es una experiencia que no se suele tener. Cuando me llamó el alcalde sentí una sensación de vértigo. Tengo que hablar en público y en el balcón. Pero en seguida se vio superada porque es una oportunidad única para hablar de billar, que es una pasión de toda la vida, y eso me dio fuerzas.

 

¿Por qué piensan que se les ofreció el Pregón desde el Ayuntamiento?

Mi hijo, Antonio Montes, ganó hace muy poco el campeonato de Europa Sub21, además de otros títulos con anterioridad. Por otro lado, estamos haciendo una buena labor: hemos hecho cursos y tenemos escuela. Intentamos abrir otra escuela de billar en La Mina, aunque finalmente no pudo ser, pero colaboramos todo lo posible. Imagino que todo en conjunto, además de los 70 años de la entidad, han sido motivos para que se nos ofreciera realizar el Pregón.

 

¿La decisión fue instantánea o meditada?

La Junta creyó que era una ocasión única para explicar que estamos aquí y que el billar existe, así que no lo dudamos demasiado.

 

¿Por dónde irán los tiros? ¿Podemos desvelar algo?

Por un lado, explicaremos lo que ofrece el billar: es algo que pueden practicar personas de todas las edades. En tiempos en los que todo está mecanización y la tecnología se impone, es un deporte que desarrolla conceptos matemáticos, disciplina, emoción, respeto…ésta será la primera parte. Después hablaremos de la historia del club, su origen, antigüedad, así como de la evolución del billar… En los años 70-80’, existían los billares de barrio; era lo que hacían los jóvenes cuando salían de la escuela, o incluso servía de válvula de escape para aquellos que no estudiaban o trabajaban, y les ofrecía algo interesante. En Sant Adrià había cuatro o cinco. El billar de barrio fue desapareciendo tras la entrada a escena del billar americano, y el billar profesional y el de barrio –de tres bolas- acabaron uniéndose en una sola línea. También hablaremos de los resultados deportivos y logros del club, como por ejemplo Daniel Sánchez, tres veces campeón del mundo y conocido por su participación en programas televisivos; de Antonio Montes, reciente campeón de Europa Sub21 y que ahora jugará el campeonato del mundo, así como de la escuela de billar. Dejando de lado el club, habrá una parte más personal en la que hablaré de lo orgulloso que me siento de Sant Adrià y de pertenecer a esta ciudad. Podría haber profundizado en otros temas y ámbitos, pero creo que eso no me toca a mí…

 

Uno se siente más orgulloso aún de hacer el Pregón si es en su ciudad.

Exacto. Me siento orgulloso de la ciudad y creo que es buen momento para decirlo.

 

¿Desde cuando lidera la entidad?

Algo más de cuatro años. Los mandatos son de seis.

 

¿Hay algún secreto para sacar adelante un club durante 70 años?

La magia del billar. A quien lo prueba y le gusta, le engancha para siempre. Somos fanáticos del billar, es una adicción. Es algo que no tiene límites.

 

¿Cuántos socios son?

Entre 60 y 70, aunque los más activos somos unos 35.

 

¿El número de miembros ha variado mucho desde los inicios?

Siempre ha sido una cifra más o menos estable. Ha habido épocas, incluso, de ‘overbooking’ en el local, en las que tenías que reservar las mesas con mucho tiempo.

 

¿El hecho de tener grandes jugadores como Dani Sánchez o Antonio Montes es positivo para el club?

Le da visibilidad, pero sólo es compartida por el mundillo del billar, desgraciadamente. El billar no es un deporte con tanto marketing como otros. Cuando Antonio, mi hijo, ganó el campeonato en Holanda, en los bares de la ciudad aparecían las jugadas de la final; íbamos a tomar algo y lo conocían, había mucha afición. Como repercusión económica es casi nula. Sí aporta currículum a Antonio y al club.

 

¿Qué papel juega el Billar Sant Adrià dentro de este deporte?

Siempre hemos sido uno de los tres históricos de Barcelona. Siempre hemos estado en el top, con jugadores de mucho nivel y respetados. En estos últimos años, no obstante, el nivel ha decaído un poco porque hay clubes que fichan y pagan a jugadores. Nosotros, en ese sentido, somos como el Bilbao: no fichamos a nadie, los jugadores salen de la cantera. Ahora estamos en segunda línea. En Junta es un debate frecuente. No tenemos un patrocinador para afrontar una política de fichajes, y tampoco, a nivel ético, es algo que nos guste. Entonces intentamos solventar esto con la escuela de billar, aumentar el nivel, y ofrecer clases avanzadas con monitores a los socios más aventajados.

 

¿Se puede vivir del billar?

Es posible si eres un talento. Antonio va en esa línea; tiene que trabajar aspectos mentales y creérselo, pero ahí va. Este fin de semana jugó contra Dani Sánchez y estuvo a punto de ganarle. El problema de este deporte es que hay que viajar mucho. En Corea hay centenares de clubes. Cuesta mucho, pero si llegas a la cima, si eres un jugador de élite, si tienes un nombre, te pueden fichar varios equipos para jugar diferentes ligas y campeonatos, e ir sumando retribuciones. Puede suceder que los cinco mejores del mundo lleguen a ingresar entre 100.000-200.000 euros anuales.

 

Cuando se habla de billar, mucha gente piensa en el billar americano. ¿Eso les perjudica?

La realidad es que el billar americano está relacionado con los pubs: música, ruido, humo, alcohol…Cuando al padre de un chico le hablas de billar, piensa en eso. Cuando entran en nuestro local y ven esto, quedan sorprendidos. Un padre trajo un día a su hijo a hacer un curso y alucinó cuando vio lo que había, dejó al chico aquí solo al segundo día. Este billar es elitista, requiere de mucha concentración, como el ajedrez. Y que se confunda el billar a tres bandas con el americano nos perjudica un poco. Porque, al fin y al cabo, éste, el nuestro, es el billar “de toda la vida”. Ambas modalidades, bien practicadas, requieren concentración. Pero el americano es más ocioso, de pasatiempo, y el de tres bandas es más deportivo y de estudio.

 

¿Cómo ven el futuro?

Bien. Vamos manteniendo los socios y con sus cuotas podemos cubrir los gastos del local, que, aunque es del Ayuntamiento, tiene mucho gasto de luz, por ejemplo. Todas las mesas tienen calefacción. Quizá nos vamos a los 1.000 euros en facturas cada dos meses. Lo que nos inquieta, por otro lado, es que la media de jugadores ronda los 35-40 años. Cuesta mucho traer chavales y ese es nuestro reto, acercar el billar a los jóvenes. También nos gustaría organizar un gran torneo de billar en la ciudad, pero para ello hacen falta patrocinadores que aporten dinero.

 

¿Qué edad es buena para empezar a jugar?

La edad óptima para empezar a jugar son 12 o 13 años, porque la mesa tiene unas medidas considerables y no tenemos sitio para otra mesa más pequeña, infantil.

 

Dejando de lado el futuro del club, ¿el suyo como presidente?

Estoy ilusionado con la escuela. Es un proyecto de esta junta y representa un reto. Cuando llegue el final del mandato, analizaremos cómo ha ido y decidiré si seguir o no.

 

¿En qué actividades de estas fiestas podemos ver al club?

El mismo día del pregón, celebraremos el torneo relámpago, un torneo de diversión, informal, con muchos jugadores. El sábado hay un campeonato más serio, en el que iremos con nuestro uniforme y para el que hemos hecho cuatro equipos, cada uno de los cuales se enfrentará a los invitados: Cerdanyola, Mataró, Cornellà y Sant Boi. Será durante todo el día y el nivel irá de menos a más, por categorías.

 

¿Qué le dice a la ciudadanía como presidente del Billar Sant Adrià?

Este deporte tiene una magia especial. El billar, ese gran desconocido. Si la gente lo conociera un poquito más, agradaría a muchas personas. Te relaja, te distrae, te hace utilizar la imaginación, es atractivo y es una lástima que no sea más conocido. Invitamos a toda la ciudad a familiarizarse con él.

 

ARTICLES SIMILARS

COMENTARIS

SEGUEIX-NOS

3,570FansAgradda
1,544SeguidorsSeguir
2,450SeguidorsSeguir
35SubscriptorsSubscriure

INSTAGRAM