Registrat al Diari de Badalona

La Policía Local disuade altercados con el uso de cámaras

24/04/2018 - Jordi Ribalaygue
Una de las cámaras de la Policía Local.

La Policía Local de Sant Adrià es pionera en el uso de pequeñas cámaras portables en los uniformes de los agentes. Hace algo más de un año que se adquirieron dos dispositivos como método disuasorio ante altercados y para rebatir eventuales denuncias falsas. El inspector José María Molina explica que, por el momento, se han utilizado en dos ocasiones ante “situaciones en que los agentes veían en riesgo su integridad física ante acciones tumultuarias” y afirma que, con ellas, se pretende "rebajar la tensión".
 
Los dos conatos de altercados ocurrieron en el barrio del Besòs y en el centro de la ciudad. El jefe policial comenta que, al avisar los policías que conectaban los dispositivos, apaciguaron los ánimos de quienes se les oponían y no se tuvo que recurrir a las imágenes para abrir denuncias. Los policías han llegado a advertir en otras ocasiones que las encenderían, pero no fue necesario al deponerse antes la posible trifulca.
 
“La persuasión ha sido positiva”, evalúa Molina. La policía dispone ahora de cuatro cámaras con permiso de la Generalitat a las que echar mano cuando se aprecie amenaza de agresión contra terceros, los propios agentes o el mobiliario urbano. La patrulla debe recabar la autorización del jefe de servicio para conectarlas y no puede grabar en el interior de viviendas o locales, ya que sólo se permite en intervenciones en la vía pública y dentro del término de Sant Adrià.
 
Las imágenes pueden servir para identificar a los infractores, aunque el inspector señala que "hay que ser prudentes con su uso", ya que de no seguirse el protocolo o incorporarse como prueba en una denuncia sin que el juez la autorizara podría conllevar que el proceso judicial se anulara. Si no se debe aportar a un procedimiento abierto, la grabación se borra al cabo de un mes.
 
Suele haber dos patrullas que llevan los dispositivos y cada una cuesta unos 600 euros. El Ayuntamiento estudia comprar otros dos. La Policía Local cuenta con dos modelos diferentes: uno de ellos es capaz de registrar lo ocurrido en los 30 segundos previos a encenderse, mientras que el último dispositivo adquirido retiene en su memoria las imágenes del minuto anterior a que el agente lo active.
 
La intención es que cada patrulla se dote de un dispositivo propio. Por ahora, hay menos de una decena de cuerpos de policía local en Cataluña con cámaras, lo que requiere que la Generalitat autorice antes que las incorpore en los patrullajes. Para recurrir a ellas, la policía de Sant Adrià alegó un par de enfrentamientos en que unos agentes se vieron rodeados por grupos de personas en La Mina en 2015 ante una presunta infracción y en que no se abrieron diligencias al no lograrse identificar a nadie. 

Afegeix el teu comentari