Registrat al Diari de Badalona

La familia del ciclista fallecido en el río tras un choque busca testigos del accidente

Javier Torres - 30/03/2017
Dos ciclistas se cruzan en el parque fluvial

A finales de septiembre, el parque fluvial del Besòs vivió un accidente en el que dos ciclistas chocaron frontalmente, a la altura del club de tenis, un incidente del que un hombre de 64 años no consiguió salir con vida.
 
Ahora, medio año más tarde, familiares de la víctima buscan testigos del accidente. A lo largo del parque fluvial, y en otros puntos de Sant Adrià, pueden verse carteles que recuerdan aquel choque y que piden “testigos de la colisión, tercer ciclista implicado o personas que atendieron al fallecido”.
 
Sergio, el hijo del hombre de 64 años, cuenta que buscan información para saber cómo fue el accidente y esclarecer la versión oficial, basada básicamente en la declaración del otro ciclista. “No queremos culpar a la otra persona, solo saber la verdad”.
 
El informe policial, dice Sergio, relata que hubo un tercer ciclista implicado, al que el fallecido habría estado adelantando en el momento del choque. “Ese tercer ciclista no ha aparecido y nadie lo vio en los momentos posteriores. Mi padre se abrió el cráneo. Si ves un golpe así, a tu lado, te paras a ayudar. Se acercaron personas a socorrerle y nadie reconoce la presencia de un tercer ciclista”, sostiene Sergio.
 
Hasta ahora han podido contactar con hasta seis personas que vivieron los momentos posteriores e incluso ayudaron a los accidentados. “Por el momento, lo que nos han contado es que nuestro padre no sufrió, que no era consciente de lo que pasaba. Eso te da algo más de tranquilidad”, confiesa.
 
Si bien iniciaron una denuncia penal, el hijo asegura que se trata de una acción pensada en su momento para recabar información, conscientes de que no se correspondería ninguna sanción penal. Tampoco era eso lo que buscaban. “La otra persona estará pasando lo suyo. No se ha puesto en contacto con nosotros en estos seis meses, pero tampoco le vamos a culpar. Fue un accidente”, reconoce. Sí lamenta que la investigación de los hechos se ciñera a “preguntas insuficientes” al otro ciclista.
 
Limitar la velocidad de las bicicletas y evitar más accidentes
 
Más allá la tranquilidad, la familia considera que, de saberse exactamente qué pasó, se podría contribuir a evitar que vuelva a pasar. “El río es una zona de paseo y algunas bicicletas cogen una velocidad de competición. Cualquier día se puede volver a producir un accidente trágico”, lamenta Sergio.
 
Si bien es cierto que hace poco se pintaron señales de 20 kilómetros de velocidad máxima, cree que no es suficiente y que la gente sigue yendo muy rápido. “Las autoridades tendrían que tomar medidas y ponerse más duros con esto”.
 
Fuentes del Ayuntamiento continúan pensando que existe la necesidad de poner limitaciones para que las bicicletas no sobrepasen ciertas velocidades. Cconsideran que también sería adecuado plantear la instalación de elementos físicos que frenaran de verdad la marcha de las bicis.
 
 
(Si algún lector quisiera contactar con la familia, el contacto de Sergio és el 615 44 81 66)

Afegeix el teu comentari