Registrat al Diari de Badalona

El manuscrito 'olvidado' con el que Montserrat Roig ganó su primer premio en Catalunya

Jordi Ribalaygue / Javier Torres - 28/09/2017
Documentos en el archivo municipal

“Barcelona todavía está por hacer; solamente hay la primera materia: gente”. Es la frase de Joan Maragall con la que la periodista y escritora Montserrat Roig decora la primera página de 'La ciutat dels tristos destins', el recopilatorio de cuentos con los que ganó su primer certamen literario en Catalunya. Unas páginas que irían evolucionando con el paso de los meses y los años para desembocar en alguno de sus reconocidos títulos. Y que se conservan, en papel vegetal, escritas a màquina pero con tachones y correcciones a mano, en la ciudad de Sant Adrià de Besòs, lejos de los núcleos intelectuales y literarios de la Barcelona de antaño y de la actualidad.
 
El pasado 2016 se cumplieron 25 años de la muerte de la escritora y su figura fue recordada a través de muchos actos y homenajes, como los de l'Associació de Dones Periodistes de Catalunya. La barcelonesa habría cumplido 70 primaveras, después de una vida de letras y premios que comenzaron a fortalecer su papel en la literatura con a penas la mayoría de edad. El primer galardón destacado fueron unos juegos florales en la Venezuela que por aquel entonces habitaba su hermana Maria Rosa. Pero el primer reconocimiento en tierra catalana no llegaría hasta 1969, más allá de la 'frontera' geográfica del río Besòs.
 
Montserrat Roig nutrió una larga lista de importantes escritores a los que la Asociación de Exalumnos del Colegio del Sagrado Corazón animó a participar en la Nit Literària de Sant Adrià, un certamen patrocinado por el Ayuntamiento y dotado con abundantes cantidades de entre 10.000 y 25.000 pesetas. Igual que Terenci Moix, Baltasar Porcel o Manuel de Pedrolo, Roig recibió una invitación y decidió presentar un recopilatorio de cuentos bajo el título de 'La ciutat dels tristos destins'.
 
Su obra se impuso por cuatro votos en la séptima votación a los otros ocho candidatos que probaron suerte . “La autora apremiada tiene 23 años, trabaja y consiguió un premio de los Juegos Florales en lengua catalana en Venezuela -rezaban las crónicas aquel otoño del 69-. El trabajo ganador está integrado por siete cuentos en los que se describe la vida de unos mismos personajes barceloneses desde la posguerra hasta la fecha, unidad de los protagonistas que aprovecha la autora para analizar la conducta humana”, proseguían. La escritora recibió 25.000 pesetas. Una cantidad que a la propia Roig le pareció “excesiva, desproporcionada”, según relató en una entrevista de la asociación que convocaba el concurso.
 
Los cuentos valieron el reconocimiento de un jurado formado por personalidades intelectuales de la comarca como Joan Argenté, Màrius Sampere, Joan Oliver o Joan Colomines. También Francesc Arnau, uno de los principales responsables de hacer posible la Nit Literària y que, décadas después, cedió toda la documentación del concurso y los relatos al Arxiu Municipal Isabel Rojas, donde se encuentran aún a día de hoy para ser consultados por curiosos y amantes de la literatura o de la propia escritora. Pero de los que desde el municipio y el mundo literario en general se ha hecho muy poco eco.
 
No obstante, eso no significa que no se haya hecho público nada de lo que Montserrat Roig presentó aquel 1969. 'La ciutat dels tristos destins' reunió una serie de cuentos que la autora ya había escrito, y que corrigió, modificó y cuyos títulos cambió para la ocasión, según recoge Betsabé García en 'Con otros ojos', la biografía más reciente de Roig. “Este recopilatorio lo confeccioné en 15 días; corrí mucho. Algunos de los cuentos ya los tenía pensados”, admitió la escritora en la entrevista a los organizadores de la Nit Literària.
 
'El perfum de la historia', 'Crònica femenina I i II', 'El blanc', 'El groc', 'El gris' y 'Aquella petita volta blava' son los títulos que conforman las más de 50 de páginas de la narrativa enviada a Sant Adrià. Algunos inéditos, otros reconvertidos, como 'Aquella petita volta blava', anteriormente 'La impaciència de la falç', con el que más tarde, tras nueva revisión y redacción, ganaría otros concursos, hasta llegar al Víctor Català, el galardón que la consagraría.
 
“Roig reutilizaba y revendía cuentos, historias y artículos, algo que hacían muchos escritores entonces”, sostiene Betsabé García, que escudriña la evolución de todos esos cuentos en la biografía publicada el pasado año. De hecho, todos ellos fundamentarían el origen de lo que después sería su 'Molta roba i poc sabó...i tan neta que la volen', su primera reconocida novela, con la que a finales de 1970 se alzaría con el preciado Víctor Català.
 
La importancia de los cuentos que descansan en el archivo local de Sant Adrià, y de los que habría una copia en el Arxiu Nacional de Catalunya, se cuantifica en la medida del crecimiento que Montserrat Roig estaba experimentando en aquella época. “Era el inicio, ella empezaba a forjar su estilo, a adentrarse en el Realismo, en el antifascismo”, apunta Betsabé. En 'La ciutat dels tristos destins', además, ya aparecen personajes, como la Mundeta, que tendrían presencia en las grandes obras de Roig que se irían publicando años más tarde.
 
Un premi literari rellevant i fugaç

 

Quan les mostres de catalanitat eren vistes amb sospita pel règim franquista, Sant Adrià de Besòs va celebrar només un cop un certamen de literatura catalana amb premis amb una elevada dotació (75.000 pessetes entre quatre guardons) i amb un jurat que incloïa autors de referència, com el poetes Joan Oliver (conegut pel seu sobrenom, Pere Quart) i Joan Colomines.
 

El secretari del jurat de la Nit Literària de Sant Adrià va ser el president de l’Associació d’Ex Alumnes del Sagrat Cor, el futur advocat Francesc Arnau. “El Sampere ens va donar la idea d’uns Jocs Florals, que vam fer el 1968. S’hi va presentar molta gent i ens va animar a fer un altre certamen, no tan tradicional”, explica.

L’edició de 1968 va culminar amb un recital al pati de l’escola amb cantautors com Raimon, Joan Manuel Serrat i Maria del Mar Bonet. “Llavors, com a màxim, es penjaven cartells de grups musicals, i mentre ho fèiem vam tenir alguna enganxada amb la Guàrdia Civil”, testimonia Arnau, jutjat a Madrid el 1969 per articles de la revista ‘Besòs’, que l’entitat d’ex alumnes redactava. Va ser absolt però, com diu, va quedar “marcat”.  

Arnau formava part del jovent “inquiet” que es va unir a l’oposició a la dictadura: “Érem molt pocs els que anàvem a la universitat i, a l’anar i tornar de Barcelona, portàvem idees noves. Vam ser un revulsiu per a l’ambient de Sant Adrià”.

Arnau havia vist alguns cops a les protestes del tardofranquisme a Montserrat Roig, qui va acudir a Sant Adrià acompanyada d’un líder estudiantil del moment. “Em va fer gràcia dels relats que va presentar quan explicava per on fugien els estudiants quan la policia entrava a la universitat. Hi havia una botiga de sabates només per a homes al carrer Aribau, i entre el pati de la universitat i la botiga hi havia uns patis interiors. Els estudiants tenien estudiat com sortir per allà amb la complicitat de la botiga abans que la policia els detingués”, rememora.

L’Ajuntament i algunes empreses adrianenques van fer aportacions per la vetllada literària. El Consistori va aportar 37.500 pessetes per als premis de setembre de 1969.

Arnau diu que “no va costar gaire fer-ne una bossa” i recorda com van esquivar possibles impediments a un certamen d’obres en català: “Ens va ajudar el cap del negociat central de l’Ajuntament, Joaquim Perramon. Ens orientava sobre com presentar les coses al Govern civil. El Joan Oliver i el Colomines ja eren molt coneguts al fitxer de la Policia, i es va optar per tolerar el premi”.

El jurat disposava d’una llista amb adreces d’escriptors populars -com Baltasar Porcel, Terenci Moix o Manuel de Pedrolo- per enviar-los les bases del concurs. “El Sampere va ser el nostre enllaç amb el món literari de Barcelona”, afirma Arnau. La Nit de Sant Adrià no es va repetir ni es van editar les obres guardonades, com els organitzadors s’havien plantejat. Arnau creu que el judici que va viure va fer repensar el nou director de l’escola (“un home molt dur, l’hermano Fernando”) de mantenir l’associació d’ex alumnes i, també, el premi literari. “Tot això és a l’Arxiu perquè ens vam dur els papers a casa”, ressalta.

Afegeix el teu comentari