Registrat al Diari de Badalona

El Besòs mantiene su cruzada para que Barcelona "se lleve" a un supuesto traficante

Javier Torres - 19/04/2016

El Besòs sigue en pie, una semana más. Los vecinos y vecinas del barrio volvieron a salir ayer a la calle y volvieron a cortar el puente de la calle Argentina, sobre la Gran Vía, para protestar por la situación de convivencia quebrada que viven a raíz de la presencia de una familia a la que acusan de tráfico de drogas y de perturbar la tranquilidad de sus conciudadanos. Exigen a la administración, sobre todo a Barcelona y a Ada Colau, que los trasladen a otra parte.
 
Como ya contamos hace algunos días, se trata de la familia de ‘El Portugués’, uno de los supuestos encargados del menudeo de los estupefacientes en la fronteriza zona entre Sant Adrià y Barcelona. Aunque residen en Sant Adrià, la familia se encuentra atendida por los servicios sociales de Sant Martí, y los vecinos aseguran que se encuentran en el piso en cuestión, propiedad de una entidad bancaria, a instancias del consistorio barcelonés.
 
No así lo ven desde Barcelona, desde donde niegan que la vivienda haya sido conseguida por la administración o que la familia reciba ninguna ayuda para el alquiler. Fuentes municipales afirman que se trata de un acuerdo entre la familia y un privado y que, hasta ahora, han manifestado su intención de quedarse en Sant Adrià.
 
No obstante, la situación podría estar cerca de resolverse. Aunque ‘El Portugués’ pretendía continuar en el Besòs, según contaban los vecinos, fuentes de la administración aseguran que podría haber cambiado de postura y haber transmitido a Barcelona su deseo de mudarse a otra zona. Si ese movimiento se hubiese producido, las conversaciones entre vecinos, Sant Adrià y Barcelona podrían dar sus frutos pronto.
 
De camino a una solución definitiva
 
Una vez solucionado el caso particular con esta familia, dice la Asociación de Vecinos, la crispación en las calles se reduciría drásticamente y solo restarían dos pisos ocupados, uno de los cuales se encuentra en una fase judicialmente muy avanzada. Y es que hace pocos días, una sentencia obligó a vaciar otra vivienda ocupada más.
 
Dos pisos en dos semanas, como otros de los que han sido ‘liberados’, cuyos propietarios se toman todas las molestarías para evitar que se reproduzcan episodios similares. Algunos de los inmuebles han sido tapiados, en otros se han colocado nuevos sistemas de seguridad y en otros entran a vivir familiares de la propiedad o los mismos dueños.

Afegeix el teu comentari