Registrat al Diari de Badalona

Adecentan el interior de la antigua Atlántida y tapan las piscinas municipales

Jordi Ribalaygue / Javier Torres - 26/10/2017

Maquinaria pesada y operarios de obra han ocupado este mes de octubre el interior de los muros de las antiguas piscinas municipales de Sant Adrià, que antaño acogieron durante algunas temporadas diferentes negocios del ocio nocturno, como la discoteca Atlántida Barcelona. Un movimiento muy distinto al que hubo en aquellos veranos de grandes deejays, largas noches y copas de cristal y que, de hecho, tiene el objetivo de retirar los últimos vestigios de aquel pasado cercano.
 
Las carpas veraniegas apagaron los altavoces hace ya tres años, en 2014, cuando el constante rifirrafe entre la propiedad, los vecinos de la zona y el Ayuntamiento, debido al volumen de la música y el tránsito de clientes, terminó con la retirada de la licencia. Allí terminó la historia y, desde entonces, el recinto ha permanecido cerrado y en desuso, en una progresiva degradación tras la cual se esconden litigios y deudas, como informó el Diari de Sant Adrià hace unos meses.
 
Ahora, las administracions parecen haberse puesto manos a la obra para, como mínimo, adecentar unas instalaciones que pertenecen al Consell Comarcal del Barcelonès. Ayuntamiento, y sobre todo Área Metropolitana de Barcelona, que se responsabiliza de los trabajos, colaboran estos días en unas obras que consisten en derribar y hacer desaparecer todo lo que quedó de la discoteca y que no fue objeto de pillaje. Una actuación que asciende a los 40.000 euros y que, a priori, el AMB no reclamará a la antigua empresa.
 
El objetivo final es dejar un terreno completamente plano, a expensas del futuro que le pueda deparar a este espacio. Operarios y maquinaria pesada de diferentes volúmenes han trabajado derribando lo que queda y retirando los escombros en grandes cubas. Al menos aquella runa que no sirva para rellenar las piscinas. Y es que la idea es llenar las antiguas piscinas con sólidos para posteriormente cimentarlas.
 
Seran un almacén provisional del AMB
 
A día de hoy, el futuro de la antigua discoteca sigue siendo una incógnita. Las administraciones han encarado el tema pero no hay ningún proyecto formal sobre la mesa. Como pronto, parece que el de recuperar el espacio como piscina municipal no sería una opción, dado que la idea es tapar los vasos de agua.
 
La concejala de Urbanismo, Ruth Soto, avanza que el AMB, junto con el Ayuntamiento, iniciarán un estudio para vislumbrar qué usos se le podría dar al espacio. “Queremos reunir a todos los grupos del Consistorio para que todo el mundo pueda poner en la mesa sus ideas y decidamos qué queremos hacer con este enclave”, cuenta la regidora.
 
De momento, el espacio será cedido al Área Metropolitana de Barcelona. Cuando terminen los trabajos de adecuación, el recinto será utilizado provisionalmente como almacén para material de las brigadas de mantenimiento de parques, jardines y playas del AMB.
 
Éxodo de sintecho
 
Durante los más de dos años que ha estado cerrada si ningún uso, las antigas piscinas se fueron convirtiendo en un hogar para personas sin techo, que encontraban cobijo entre los muros e idearon un sistema para poder entrar y salir cuando quisieran, a pesar de que el recinto estuviera cerrado. “Entre todos podían ser tranquilamente 20 personas...”, explica, haciendo una suma mental, un operario señalando todos los rincones que estaban ocupados.
 
Todos se han marchado estos días, aunque han dejado tras de sí la prueba de su paso: colchones, botellas, utensilios de todo tipo y la inequívoca señal de que una parte de ellos, cuando menos, consumía droga. Jeringuillas, cazuelitas y tiras de goma siguen esparcidas entre la basura y por el suelo de las antiguas piscinas.
 
“Hubo operarios recogiendo jeringuillas los primeros días, equipados y con recipientes especiales para llevárselas -cuentan los obreros-. Sacaron centenares de jeringuillas. Ten cuidado y vigila donde pisas porque todavía quedan por recoger. Y mejor no entres a los habitáculos del fondo”, avisan los trabajadores, refiriéndose a los antiguos almacenes y lavabos de la discoteca, que los recientes inquilinos utilizaban como resguardo para dormir en colchones o cajas.

Comentaris
Magatzem (eufemisme de deixalleria) provisionalment (per sempre, oi?). Però no deieu que tindria un ús públic? Us ha faltat temps per oblidar-vos dels veïns, com amb la incineradora que és just a l'altra banda del riu, que s'ha d-e-m-o-s-t-r-a-t que provoca càncer.
+1
-25
-1

Pàgines

Afegeix el teu comentari